Dónde comer y gastronomía en Marrakech

Gastronomía típica de Marrakech

Al haber sido Marrakech históricamente un lugar clave en las caravanas comerciales entre el norte de Marruecos y el centro y sur de África, esta ciudad ha ido recogiendo influencias gastronómicas de distintos pueblos, lo que convierte su cocina en una de las más ricas de Marruecos y, tal vez, de todo el Magreb.

Efectivamente, la cocina de Marrakech aúna siglos de Historia, el legado de una diversidad étnica y de pueblos que han pasado por la ciudad y, desde luego, el inconfundible sabor de la cocina magrebí, en la que las especias adquieren un protagonismo especial; canela, pimentón, azafrán, …, son sólo algunos de los ingredientes esenciales en esta cocina, unas especias que dan sabor y, por supuesto, color a todos y cada uno de sus platos, color que ya nos anticipa la visión de los puestos de especias en los mercados callejeros de Marrakech, formando pequeñas montañas de colores que nos anuncian lo delicioso de los platos que van a aderezar.

Cordero, pollo, pescado, mariscos, verduras, frutas y harina serán los acompañantes de esas especias, proporcionándonos una explosión de sabor y colorido en cada uno de los platos que degustemos en Marrakech. Algunos de esos platos que no debes dejar de probar son:

Cus-cus

Sin duda es el plato estrella de la cocina marroquí y, por lo demás, de la magrebí, uno de los platos más conocidos de esta gastronomía, presentando el mismo una infinidad de variantes según los ingredientes que se añadan. Así, el cus-cus de carne de ternera, el de cordero, el de pollo, el andalusí, el de verduras, el de pescado, el dulce, …, y así hasta un largo etcétera de modalidades que harán las delicias del viajero, destacando el cus-cus saykout, el cual tiene como ingredientes fundamentales la leche batida y la mantequilla, disfrutándose este plato frío para combatir las temporadas de calor seco propias de estas latitudes.

Tajine

Otro de los platos fundamentales fundamentales en la gastronomía de Marrakech es el tajine, un plato a base de carne de cordero, verduras, almendras y otros ingredientes como la canela y el azafrán, que se cocina en cazuela de barro y que admite diversas variantes según se añada ternera o pescado como ingrediente adicional.

Méchoui

No es más que carne de cordero a la brasa especiada, pero especialmente deliciosa y que no debes dejar de probar.

Kefta

Son como albóndigas de carne picada en forma alargada, también muy especiadas y que se pueden presentar en brochetas o en plato, siendo más espectaculares en presentación y en sabor las primeras.

Harira

Es una especie de sopa rojiza elaborada a base de azafrán, perejil, cilantro, cordero, garbanzos y tomates, entre otros ingredientes, con un sabor espectacular que la aleja de la simple sopa reconstituyente.

Touajen

Es una especie de estofado de cordero o de pescado (según los casos), cordero o pescado previamente escabechados. Realmente delicioso.

Cornes de Gazelle

Se trata de un postre típico que reúne las características propias de los dulces árabes. Elaborado a base de almendras y dátiles, es obligado que pruebes este dulce que se presenta en forma de pequeñas empanadillas.

Se trata de un resumen de los platos más importantes y conocidos de la cocina de Marrakech, unos platos que tienen en común el colorido y la combinación del dulce y lo salado, con la huella omnipresente de las mil y una especias que se utilizan en su preparación, especias que son la verdadera estrella de esta cocina.

Y ya que estamos metidos en harina, has de recordar que te encuentras en un país de tradiciones musulmanas, tradiciones que se trasladan a la mesa y que habrás de respetar en la medida de lo posible. Por ejemplo, no está bien visto comer por la calle, especialmente en la época del Ramadán, por lo que deberás evitar hacer alarde de bocadillos y similares en plan turista (recuerda que en la época del Ramadán tampoco es recomendable fumar en público). Asimismo, si estás invitado en una casa, recuerda que no debes empezar a comer hasta que el dueño haya pronunciado el “bismillah” (es el equivalente a bendecir la mesa), y, una vez has comenzado a comer, debes probar de todo lo que haya en la mesa como muestra de agradecimiento. Igualmente, has de recordar que sólo está permitido utilizar la mano derecha para comer, aunque en este punto, y siendo turista, no se necesita ser muy estricto.

Color, sabor y armonía en los platos, con un equilibrio entre lo dulce y lo salado es lo que te ofrece la cocina de Marrakech, en la que la presentación y la abundancia en la mesa son importantísimas, entrando por los ojos todos y cada uno de los platos que te presentarán, debiendo siempre culminar una buena comida con alguno de los excelentes tés que se preparan en esta ciudad y en todo Marruecos y cuya elaboración no está exenta de tradición y ceremonia.

Restaurantes recomendados en Marrakech

Una de las ventajas que tiene gastronómicamente Marrakech es el buen precio que puedes obtener disfrutando de unos platos realmente abundantes y deliciosos. Efectivamente, en Marrakech vas a disfrutar de una cocina excelente, exótica en sabores y combinaciones y a muy buen precio.

Restaurante Riad Tamsna

Está situado en el número 23 de Derb Zanka Daika, en la zona de Palmeraie. Se trata de un restaurante con ambiente de jazz, muy tranquilo y con comida internacional, siendo sus especialidades la cocina magrebí. Es un restaurante algo caro, pero vale la pena visitarlo. Recuerda que el vino siempre va incluido, por lo que, si no lo quieres, has de inidcarlo antes.

Le Marrakchi

Está situado en el número 52 de Rue des Banches, en la esquina de Jemaa-el-Fna, con unas vistas deliciosas de la plaza, recomendándote su segunda planta. Es un restaurante de cocina tradicional marroquí con muy buen precio, razón por la cual, unido a su especial ubicación, siempre está muy concurrido por turistas, por lo que es muy recomendable reservar antes.

Palais Jad Mahal

Es uno de los restaurantes de moda en Marrakech, situado en la Fontaine de la Mamounia, en la zona de Bab Jdid. Es bastante económico si lo comparamos con otros restaurantes de su categoría, con cocina internacional, destacando entre ella la india.

Chez Chegrouni

Es un restaurante realmente económico, situado en Jemaa-el-Fna, con una terraza deliciosa y que te hará disfrutar de la comida y de la visión nocturna del ajetreo de la plaza más importante de Marruecos.

Café de France

Te lo recomendamos especialmente. Uno de los cafés de más renombre de Marrakech, también situado en Jemaa-el-Fna y con una terraza en la propia plaza que te hará disfrutar por la noche del Marrakech más auténtico y bohemio disfrutrando de un café o de un té.

Restaurante Jemma-el-Fna

Situado en la plaza del mismo nombre, es un restaurante realmente auténtico y popular, por lo que la higiene no es su mejor baza, pero sí sus platos especialmente tradicionales y populares. En este restaurante no hay cubiertos ni platos (bueno, sí los hay si los pides, pero no te los recomendamos), por lo que habrás de comer con las manos y ayudándote del pan. Toda una experiencia.

Pizzeria Venezia

Y si un día quieres escaparte de la cocina tradicional de Marrakech y de sus platos especiados, como opción realmente económica está esta pizzería situada en la Avenida Mohammed V. Cuenta con una terraza frente a la Mezquita Koutoubia y ofrece una amplia variedad de pizzas y ensaladas muy bien preparadas.
Como te hemos indicado, es sólo un ejemplo de los restaurantes que podrás disfrutar en Marrakech y los que te recomendamos especialmente. Igualmente, como podrás imaginar, lo mejor es comer en alguno de los restaurantes de la Plaza Jemaa-el-Fna, la más importante de la ciudad y en la que se concentra la mayor parte de la vida y de la actividad comercial de la ciudad, por lo que, si tienes la opción de comer con vistas a esta plaza, disfrutarás de un espectáculo único que sólo una ciudad como Marrakech te puede ofrecer.

Y, si te atreves, paséate una noche por las entrañas de Jemaa-el-Fna, por los cientos de puestos y tenderetes que se montan cada noche y en los que se cocinan infinidad de platos típicos, cuyos aromas se elevan por entre las columnas de humo que desprenden las cocinas improvisadas de cada uno de estos tenderetes. Es una experiencia única adentrarse en la vida de esta plaza, mezclarse con sus gentes y disfrutar del espectáculo visual, sonoro y gastronómico que te ofrece Jemaa-el-Fna.

En todo caso, si lo que más te interesa de Marrakech es su noche, en la que disfrutar de la magia de esta ciudad combinando espectáculos, música y gastronomía, visita nuestro especial de esta Guía de Viaje de Marrakech dedicado a la noche en Marrakech. Verás que Marrakech es inacabable en una sola noche y te ofrece desde la noche más tradicional hasta la más moderna, combinando siempre una exótica y deliciosa gastronomía con las más exóticas y sugerentes bebidas en ambientes para todos los gustos.

Published by